DOS CASAS RURALES PASSIVHAUS EN IBERO (NAVARRA)

JULIO 2015. PARA EL INSUFLADO DE FIBRA DE MADERA EN LA CUBIERTA.

Al igual que hicimos en las medianerías ahora aislamos la cubierta de la “casa este” por el interior.
Para determinar el espesor del aislamiento “BOA ecoarquitectos” emplea el programa PHPP del Passivhaus Institute: es la herramienta con la que se calculan las demandas de los edificios que se van a certificar. Para ello se introducen las características de la envolvente, las instalaciones, el soleamiento,… y se obtiene una salida final que en el caso del proyecto de la “casa este” es el siguiente:
SH2-VIVIENDA ESTE-PHPP_ES_V8.5
El programa permite a los diseñadores modificar diferentes parámetros hasta ver cuáles son los que permiten cumplir los requerimientos del Passivhaus Institute.
En este caso se determinó que era necesario un aislamiento de fibra de madera insuflada (con λ=0,039 W/mK) de 32 cm.
Para poder insuflar la fibra se ha ejecutado la misma solución que en las medianerías: se han fijado unas “costillas” de madera de 14 cm a las viguetas de hormigón existentes, a estas se ha atornillado una lámina de estanqueidad encintada en sus juntas y se han colocado rastreles de madera perpendicularmente para aguantar la presión del material insuflado; finalmente se ha insuflado la fibra en el interior.
La lámina empleada para conseguir la estanqueidad es majpell de la casa SIGA que distribuye ONHAUS.

P1210504P121050520150729_09004820150729_090056P1210683P1210684

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*