DOS CASAS RURALES PASSIVHAUS EN IBERO (NAVARRA)

SEPTIEMBRE 2015. IMPERMEABILIZACION FACHADA

Para poder certificar un edificio con el estandar Passivhaus hay que realizar los cálculos de la demanda energética del edificio con una herramienta desarrollada por el Passivhaus Institute. Se trata del PHPP. En la herramienta se introducen todas las características constructivas y de las instalaciones del edificio, así como los condicionantes climáticos derivados de su situación geográfica y de su entorno físico.

En nuestro caso esa labor corrió a cargo de los arquitectos de BOA ECOARQUITECTOS y de los ingenieros de PROGETIC.

Durante el proceso de redacción del proyecto el Passivhaus Institute ha ido supervisando los resultados del programa PHPP y ha ido exigiendo una serie de correcciones en los datos introducidos, así como alguna corrección en las soluciones planteadas. El objetivo último es que los edificios funcionen correctamente, y para sus recomendaciones se basan en su amplia experiencia en edificios de este tipo.

Una de las “correcciones” requeridas fue un tratamiento que garantizara que no se produciría una entrada de humedad a través de las fachadas existentes de piedra y ladrillo.

BOA ARQUITECTOS propuso un tratamiento superficial, por el exterior de dichas fachadas, con la aplicación de un producto hidrofugante, pero abierto ala traspiración.

Tras realizar el rellenado y rejuntado de todas las llagas entre los ladrillos y la piedra:

P1260852

P1260862Se procedió a aplicar dos capas de hidrofugante para garantizar la total saturación de todo el paramento:

IMG-20150828-WA0000 IMG-20150828-WA0002

Añade un comentario

Tu correo electrónico nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*